Reprocha Morena “agandalle” el PAN de comisiones en León

Alma Alcaraz Hernández, dirigente estatal de Morena en Guanajuato

León, Gto.- El segundo período de gobierno de Héctor López Santillana inicia como terminó el primero: sin escuchar a los ciudadanos, embebido de soberbia y sometido al PAN. Eso se refleja en su falta de civilidad política pues no tomó en cuenta a los regidores de Morena en el momento de conformar las comisiones en el Ayuntamiento de León.

Así lo expresó la Secretaria General en función de Presidenta del Comité Ejecutivo Estatal de Morena, Alma Alcaraz Hernández, quien advirtió: “el señor Héctor López Santillana hace un diferencia partidista. Se le olvidó que los regidores Gabriela del Carmen Echevarría González y Gabriel Durán Ortiz, tienen la representación popular legítima que les dio el voto ciudadano en las urnas”.

Y es que refirió la dirigente estatal, los regidores de Morena no fueron convocados a mesas de negociación o diálogo para la conformación de las comisiones “solo les avisaron en dónde fueron asignados. El señor López Santillana tiene actitudes de gerente, los regidores no son sus subalternos pues tienen voz y voto en el Cabildo y su actitud de soberbia es inconcebible”.

Alma Alcaraz dijo que en la conformación de las comisiones, los regidores de Morena fueron asignados como vocales en las 15 comisiones “que fueron repartidas entre el PAN, este ayuntamiento debe la cuna de la pluralidad a favor de nuestro municipio, no debe ser un botín de un partido político que por su ambición y agandalle, minimiza que por nosotros también votaron 81 mil 519 ciudadanos”.

La dirigente de Morena dijo además que el Ayuntamiento de León requiere de una visión plural de los temas pero “vemos que la mayoría del PAN quiere avasallar a las voces criticas. No lo vamos a permitir, vamos a ser una representación ciudadana digna, informada, critica y, sobre todo, que vea por los intereses de los ciudadanos y no nos vamos a dejar. La oposición al cambio, al progreso, a que exista pluralidad es del PAN, es una pena”, concluyó.