«Estamos secuestrados por inseguridad y no debemos seguir así»: Trejo Ortiz

El presidente del Colegio de Abogados de León, Jorge Marcelino Trejo Ortiz.

León, Gto., 10 de septiembre.- Guanajuato es un referente ya en el mapa rojo del país. En agosto, las autoridades federales reportaron el mes más violento y, a la cabeza de las entidades con mayores homicidios, está Guanajuato con 240 casos. Le sigue el Estado de México con 206 asesinatos.

Ante ese panorama, el presiente del Colegio de Abogados del Estado de Guanajuato, Jorge Marcelino Trejo Ortiz, pidió a las autoridades federales, estatales y municipales dar resultados a la ciudadanía pues hoy “estamos secuestrados por la delincuencia, no hay lugar donde los ciudadanos se sientan seguros”.

Apenas este lunes un joven estudiante de la Universidad Politécnica de Guanajuato perdió la vida por una bala perdida que salió del fuego cruzado entre dos grupos rivales. El joven esperaba el camión para ir a la universidad “todos los días hay gente muerta en Guanajuato, todos los días hay incertidumbre, todos los días hay víctimas colaterales. Los balazos no distinguen a buenos o malos, hay muchos daños colaterales en este momento de violencia”.

El líder de los abogados expresó que lejos de que la ciudadanía tenga paz “la percepción de la población es todo lo contrario, la gente ya no puede salir con el Jesús en la boca esperando que no le toque un abala. El punto principal es que los grupos delictivos siguen haciendo de la suyas”.

Criticó que pese a los anuncios oficiales, en materia de seguridad “no hay estrategia, inteligencia ni calidad ni cantidad de elementos. Mientras las autoridades dicen que los índices van a la baja los ciudadanos vemos otra realidad que nos tiene en incertidumbre porque en la casa, en el negocio, en la calle no hay lugar seguro.

Abundó que no es tema de tener más leyes sino, de que se aplique la ley en beneficio de la ciudadanía porque “los ciudadanos estamos secuestrados por la delincuencia, creo que esto está rebasado, pero no puede ser. Se debe poner un freno con más fuerza y de la autoridad de todos los niveles”.