En decisión dividida, tarjetas dan triunfo a «Canelo»

Según los expertos, el triunfo no correspondió al mexicano.

AGENCIAS.- Saúl ‘Canelo’ Álvarez ejecutó con acierto 202 de los 622 golpes que lanzó (33%) yGennady Golovkin 234 de 879 (27%).

En la previa de este combate de boxeo (del siglo), el ruso había acusado al mexicano de que la vez anterior que se enfrentaron -hace un año, cuando quedaron empate en una decisión muy controvertida-, no paraba de moverse por el ring y era muy difícil enzarzarse con los guantes.

La noche del sábado, en el T-Mobile de Las Vegas, ha sido justo lo contrario y centenares de golpes han sido enviados por uno y por otro desde el centro del ring.

Al final, con polémica (puesto que hubo mucha igualdad y cada uno vio una victoria) el vencedor fue Canelo Álvarez, nuevo campeón del mpeso medio. Un resultado que deja la puerta abierta a un tercer enfrentamiento futuro.

La batalla fue tal y como anticiparon los protagonistas. Ninguno de los boxeadores quiso dar un paso atrásy estuvieron intercambiando golpes en mitad del cuadrilátero durante 12 asaltos.

Varios de ellos, como en el primer enfrentamiento, fueron muy ajustados. Tuvieron que ser los árbitros los encargados de adjudicar el combate en favor del nuevo campeón del peso medio y no a todos gustó su decisión.

Para Golovkin es su primera derrota y está ahora con un récord de 38-1-1, y Canelo suma 50-1-2.

El «tramposo» Canelo Álvarez

Los contendientes se enzarzaron en la previa al combate debido al positivo por clembuterol del mexicano. La esquina de Golovkin acusó a Canelo de «tramposo» y de haber corrido alrededor de su púgil en su encuentro del año pasado.

El ídolo mexicano, cansado de las acusaciones, aseguró que se iba a parar a intercambiar golpes con el kazajo.

Pocos creían que iba a cumplir su palabra, debido al riesgo que suponía este planteamiento ante uno de los mayores pegadores de la historia del peso medio.

Golovkin dando a Canelo Álvarez. (Reuters)
En algunos momentos, Gennady Golovkin fue superior al mexicano.
Álvarez quería dar espectáculo y cumplió con su palabra, plantándose en el centro del cuadrilátero para intercambiar metralla con el campeón. Golovkin empezó acusando la inesperada presión de Canelo pero supo recomponerse con un jab magistral a medida que iban pasando los asaltos.
Un potente derechazo del campeón cortó la ceja izquierda de Canelo en el cuarto episodio, pero la esquina evitó que el corte influyese en las acciones de su pupilo. El boxeador azteca no se dejó intimidar por el corte y siguió dominando el centro del ring. Los asaltos fueron muy parejos durante toda la contienda y los jueces iban a ser los encargados de declarar al vencedor.

La suerte estaba echada. La división de opiniones entre el público era manifiesta. Cualquiera de los contendientes podía llevarse la victoria, pero las tarjetas de 114-114 y 115-113 por partida doble, de los jueces, dictaminaron que el ganador y nuevo campeón del mundo, era Saúl ‘Canelo’ Álvarez. Una decisión controvertida en un combate tremendamente ajustado.

Otros ganadores de la gran batalla disputada en el T-Mobile Arena de Las Vegas fueron los casi 22.000 espectadores, que ya esperan un tercer combate. Canelo se embolsará por lo menos 30 millones de dólares y otros 20 serán destinados para el kazajo. Un tercer combate parece ser el combate más lucrativo e interesante para ambos boxeadores, por lo que esperamos ver un nuevo episodio durante el fin de semana del 5 de mayo de 2019.

Canelo con la rodilla en el suelo. (Reuters)
Canelo, de roddilas ante GGG
Golovkin cree que ganó él

«No voy a decir quién ganó esta noche, porque la victoria le pertenece a Canelo según los jueces, pero he demostrado en ambas peleas que siempre fui el campeón», comentó GGG tras la pelea, quien adelantó que «no» tenía «ningún problema en enfrentarme de nuevo a Álvarez, pero siempre que se den las condiciones adecuadas para hacerlo».

Canelo, por su parte, opinó que su «victoria se dio con los hechos que aporté sobre el cuadrilátero. Todo vieron que el púgil que retrocedió toda la noche fue mi rival» y también señaló que «si la gente quiere otra pelea no tengo problema en repetir». Quien lleve las finanzas de ambos púgiles seguro que tampoco.